Elogio a la edad

A veces comprobamos con sorpresa los vínculos entre lo que escuchamos, hacemos, conversamos, con un tema en concreto…ya hemos hablado en otra ocasión de las famosas “conexiones” cuando ponemos nuestra atención en algo. Pues bien, durante la semana pasada nos volvió a ocurrir:

Colaboramos impartiendo charlas sobre diversos temas con IKASTEN de Eibar  y con HELDUEN HITZA de Donostia dos asociaciones sin ánimo de lucro y creadas por mayores de 55 años con ganas de aprender y desarrollar actividades, y que pretenden incidir en la sociedad presentando iniciativas, ideas y proyectos. Es nuestro granito de arena al envejecimiento activo

La semana pasada estuvimos conversando sobre el Coaching en HELDUEN HITZA y una vez más fue un gustazo comprobar la apertura y ganas de aprender de esas personas, y una vez más también nos nutrieron compartiendo con nosotras sus opiniones, vivencias y experiencias relativas al tema tratado. Nos enriquece su perspectiva diferente a la de nuestra edad y a la que recogemos en la mayoría de los foros en los que nos movemos.

Curiosamente, esa misma semana, mientras facilitábamos una sesión de reflexión sobre la igualdad de oportunidades de las personas en su diversidad en una empresa cliente, volvió a salir el tema de la edad como factor de posibles discriminaciones en ciertos puestos de trabajo, especialmente aquéllos que están de cara al público. Surgieron dudas: “¿Qué imagen traslada la empresa si dentro de diez años las personas de cara al público tienen casi todas más de 50 años? …aunque nuestro público también tendrá esa media de edad o más...”  También se comentó que en la actualidad pareciera que las empresas no valoran en su justa medida la experiencia, “las tablas” de los empleados/as. Y sin embargo, todos/as apreciamos el conocimiento y la experiencia que nos aportan personas con un largo recorrido profesional cuando nos atienden.

Y ya terminando la semana, nos encontramos con el artículo “El desafío de una sociedad envejecida” donde se hablaba de la importancia de abordar no sólo el paro juvenil sino también el paro de las personas “mayores” del mercado laboral, de la necesidad urgente de políticas de conciliación y de natalidad, de cómo utilizar la experiencia de las personas con más edad en las empresas y en la sociedad dada la altísima expectativa de vida, etc.

La edad, la edad, la edad…

No creemos que se deba restringir el debate sobre la edad a lo financiero únicamente (pensiones, ahorro  etc.), creemos necesario un cambio de mentalidad, un cambio cultural a todos los niveles. Vivimos en una Europa envejecida donde la pirámide de la edad ya no tiene forma de pirámide sino más bien de un “botijo” y no percibimos  conciencia de ello. En el ámbito de la empresa, que es donde nosotras más nos movemos, creemos fundamental abordar la gestión de la edad en las políticas de personas, además de abrir espacios de reflexión sobre cómo valoramos y utilizamos la experiencia de los empleados/as, y sobre el aprendizaje continuo.

Y ya para comenzar el fin de semana… lo decimos o explotamos…

¡Yo de mayor quiero un IKASTEN o un HELDUEN HITZA en mi ciudad!

Y si os preguntáis por qué, mirad sus páginas web o hablad con algunas de las personas socias y lo entenderéis. Gracias a iniciativas de este tipo la calidad de nuestras ciudades aumenta.

¡Feliz fin de semana!

Photograph: Rex Features
Photograph: Rex Features
Anuncios

Éxito y conciliación, ¿van de la mano?

Si te preguntas qué vínculo puede haber entre el éxito de las organizaciones y la conciliación de la vida laboral y personal, échale un vistazo al Modelo de los siete niveles de conciencia de Richard Barrett  (“Liberando el alma de las empresas” página 52 /52).

Una pista: la energía que las personas utilizan preocupándose por cuestiones personales o resolviendo emergencias, reduce su habilidad para concentrarse en el trabajo.

Todas las acciones humanas intentan satisfacer una de cuatro necesidades: físicas, emocionales, mentales o espirituales. Las organizaciones sostenibles buscan conseguir/mantener este equilibrio en las personas que componen la organización. La  conciliación de la vida laboral y personal bien gestionada puede aportar en este equilibrio.

Sin título