Un pie delante del otro

Después de la “Gran Pausa”, nos piden que volvamos a planificar:

Planificar el trabajo; la reactivación del mercado; las vacaciones de verano; el siguiente curso escolar; el material necesario para garantizar la seguridad…

Y resulta que, en todo el planeta, nadie se atreve a predecir nada. Parece que no tenemos mucha idea de cómo avanzarán las cosas.

Las organizaciones nos dicen que saben que están construyendo Planes de Negocio, de Viabilidad, de Gestión sobre arenas movedizas, pero -“tenemos que volver a ponernos en marcha y continuar”– comentan.

Planificamos porque nos proporciona certidumbre. Aunque sólo sea una idea tranquilizadora, una manera de acercarnos a algo que se pueda parecer a “normalidad”. Un poco de estructura en el caos. Pero lo que tenemos delante es tan nuevo, desconocido y cambiante que, como lo expresaba un cliente- “No tengo ni idea de por dónde agarrarlo, por dónde empezar”.

Captura de pantalla 2020-06-29 a las 16.44.00

Es tan fácil y natural paralizarnos cuando no vemos la totalidad de la foto de futuro, cuando no conocemos todos los parámetros y además sabemos que la tarea va a ser ingente.

Ahora bien…¿Cómo se come una vaca?

¡A cachitos!

Empecemos poco a poco. Una tarea cada vez, por pequeña que parezca. Tirando primero de un hilo, luego de otro, después del siguiente, aunque no veamos el final del túnel. Ahora toca centrarnos en el camino más que en la meta final. Vayamos día a día, semana a semana, confiando en el proceso.

Habrá veces que nos perdamos en el camino (¡Claro! es nuevo) o nos encontremos con obstáculos y también con buenas sorpresas que no podíamos ni imaginar, y por lo tanto no podíamos planificar.

En tiempos complejos, aprovechemos la oportunidad que la Vida nos brinda a todos los niveles (personal y profesional) para aprender a movernos en la incertidumbre, a surfear las olas que nos vengan con el equipamiento que tengamos cada uno/a.. En definitiva, a tomar conciencia del presente y fluir con él.

Hace 4 meses, creíamos que podíamos planificarlo todo y queríamos todo tipo de garantías. Al fin y al cabo, la Vida es incertidumbre, misterio y también posibilidades.

“No podemos posponer el vivir hasta que estemos preparados. El rasgo más característico de la vida es su urgencia- ‘Aquí y Ahora’- sin aplazamiento posible. La vida nos es disparada a bocajarro” (Ortega y Gasset)

Pues eso.

Feliz semana

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s