Cultura de equipo virtual

“Sólo” un mes de confinamiento (¡a veces parecen siglos!) y ya nos hemos adaptado, como buenamente podemos, a trabajar y a convivir en realidades virtuales.

Tenemos reuniones de trabajo, webinars, quedadas con familia y amigos/as e incluso pintxo-pote a través de pantallas ¿No es fascinante la capacidad de adaptación que tenemos las personas?

Seguramente cuando termine el encierro apreciaremos más lo presencial, el contacto humano, ¡y qué bueno que así sea! Aquello que realmente marca la diferencia en los equipos y en las organizaciones más desarrolladas, es el factor humano y su cultura (su identidad corporativa, sus valores). Esa parte intangible de cuyo valor ahora somos más conscientes y echamos de menos.

Si bien, a priori, podíamos pensar que teletrabajar en equipo iba a ser algo puntual y que con empezar a manejar algunas plataformas virtuales sería suficiente, parece que el periodo va a ser bastante más largo de lo previsto. Por eso, creemos que el éxito del teletrabajo no va a tener tanto que ver con las herramientas virtuales, como con nuestra capacidad de extender y nutrir a distancia la cultura del equipo u organización.

Captura de pantalla 2020-04-20 a las 16.12.49

Necesitaremos hacer un ejercicio consciente de explicitar más lo intangible. No darlo por hecho. Para evitar malentendidos y/o que algún miembro se descuelgue del equipo.

¿Cómo hacerlo? Entendiendo que puede haber tantas fórmulas como equipos, a continuación proponemos 6 claves:

  1. Confianza, Transparencia y Organización: son valores fundamentales para un teletrabajo eficaz. Entre todos los miembros del equipo, podemos “traducir” estos 3 valores en comportamientos observables para un buen funcionamiento y coordinación a distancia. ¿Qué, concretamente, necesitaríamos para sentir que tenemos una buena organización y nos movemos en la confianza y transparencia en esta nueva manera de trabajar en equipo?

 

  1. Atención y escucha: estar “protegidos” detrás de la pantalla, donde se suele ver poco más que nuestra cara, puede abrir camino a la tentación de prestar atención a muchas cosas que no tienen nada que ver con la reunión/ sesión a la que asistimos virtualmente. Mirar los mensajes en el teléfono, responder rapidamente a un mail, dar indicaciones a un familiar de cómo hay que hacer alguna tarea doméstica, etc. Qué mas da si nadie se va a dar cuenta- podemos pensar. Pero, se nota. Se notará en el ambiente, en la dinámica y en el resultado que se consigue crear en el espacio virtual. ¡Estar presente puede ser una gran oportunidad para desarrollar nuestra escucha activa!

 

  1. Rol de facilitador/a: Designar una persona (puede ser rotativo) que modere el turno de palabra (absolutamente necesario en grupos medianos y grandes): encendiendo o apagando micrófonos, animando a las personas a que participen escribiendo en el Chat, lanzando preguntas etc.

 

  1. Humor: Incluir toques de humor o diversión, acordándolo previamente en equipo (puede que a todo el mundo no le guste o haga reír lo mismo que a ti): usar sonidos graciosos para ciertos momentos, emoticonos, imágenes de fondo, enseñar algún objeto/animal/planta que tengamos en casa, proponer algún juego/adivinanza/dibujo/movimiento que nos acerque de alguna manera…

 

  1. Check-in y Check-out: Aunque no estemos en la misma sala físicamente, abrir un breve espacio de diálogo al comienzo de la sesión para compartir cómo llegamos y/o algo reseñable desde nuestra última conexión en equipo; para hacer un pequeño ejercicio de centramiento o respiración de preparación para la tarea etc. Y lo mismo al finalizar la sesión – cómo nos sentimos y/o qué podríamos mejorar en la próxima sesión.

 

  1. Reto semanal o quincenal: Fijar algún reto semanal o quincenal en equipo y poder consultar el avance de las acciones día a día para motivarnos en la distancia. Escoger una o varias personas que alimenten el sentimiento de pertenencia, de equipo (¿no decían que la distancia es el olvido?): mensajes de ánimo, alguna video-llamada, compartir fotos o vídeos con algún significado especial para el equipo, proponer enlaces de interés ¡Se trata de mantener la llama encendida!

 

  1. ¿Cuál es tu super poder?: Descubrir y reconocer el super poder de cada miembro para teletrabajar en equipo ¿Qué es lo que cada miembro puede aportar a esta nueva manera de trabajar en equipo y seguir desarrollando nuestra cultura a distancia? ¡Seguro que descubrís talentos ocultos!

 

¡Os mandamos mucho ánimo a todos/as! Ya queda un poquito menos.

Feliz semana

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s